¿Cómo evaluar la integración de la Red Natura 2000 en los Planes de Cuenca?

Una vez vista e identificada la relación existente entre la Red Natura 2000 y los planes de cuenca, así como su respaldo legal, a continuación se explica, de forma sintética y por pasos, cómo llevar a cabo un análisis para conocer si realmente el plan de cuenca que queremos revisar cumpliría con lo exigido por la legislación sobre la integración de la Red Natura 2000. La secuencia sería la siguiente:

  1. ¿Incluye los espacios Red Natura 2000 en los planes de cuenca?:

    El plan de cuenca debe incluir un capítulo específico sobre “identificación y mapas de zonas protegidas”, y en concreto un sub-apartado de “zonas de protección de hábitat o especies

    También debe incluir la información más detallada en un anexo sobre “Zonas Protegidas” y como ya se ha indicado, de las “zonas de protección de hábitat o especies” o “espacios de la Red Natura 2000”.

  2. ¿Identifica correctamente las relaciones con el agua de los hábitats y las especies para incorporar la Red Natura 2000 que dependen del agua?:

    En el plan de cuenca debe explicarse claramente en el mismo capítulo del apartado anterior y/o su correspondiente anexo, cómo se ha incorporado al plan la Red Natura 2000 que depende del agua (véase ¿Cómo identificar la dependencia del agua de los espacios Red Natura 2000? para conocer el proceso, y ¿Cómo identificar las aves que dependen de los ecosistemas acuáticos? para el caso de las aves).

    Por ejemplo, en el caso de las ZEPA hay que confirmar si en el Registro de las ZEPA se incluyen todas aquellas con presencia de aves en las que su estado de conservación dependa de los ecosistemas acuáticos (véase ¿Cómo identificar las aves que dependen de los ecosistemas acuáticos?). Para ello el plan de cuenca debe incluir una identificación de las aves ligadas al agua del espacio, sean del Anexo I de la Directiva Aves presentes en la ZEPA y/o las especies migradoras con presencia regular. Puesto que, serán las especies que verán mejoradas sus poblaciones, y con ello el mantenimiento o mejora del estado de conservación del espacio protegido. Estas especies se deben buscar en las fichas correspondientes a cada espacio Red Natura 2000 donde se recoge toda la información asociada a cada espacio protegido.

  3. ¿Identifica correctamente las masas de agua que pertenecen a cada uno de los espacios Red Natura 2000 que dependen del agua? (p. ej. masas ríos, lagos, transición, costeros…):

    Es necesario detectar si en el Plan Hidrológico de Cuenca se han identificado todas las masas de agua importantes para las aves, ya que la masa de agua es la unidad de actuación para establecer los objetivos medioambientales, según el artículo 4.1.c) de la Directiva Marco del Agua, y no los espacios protegidos.

    Para ello, el plan de cuenca en su capítulo y/o anexo de “Zonas Protegidas”, debe incluir un análisis de identificación a nivel de masas de agua de la importancia de cada una de ellas para cada espacios de la Red Natura 2000. Para un mismo espacio Red Natura 2000 pueden existir diferentes masas de agua y viceversa, pudiéndose dar casos en los que el mantenimiento o la mejora del estado de las aguas de alguna de las masas no sea motivo de protección de alguno de los hábitats y/o las especies ligadas a los ecosistemas acuáticos.

    Esto entonces significaría incluir una tabla donde se cruce el espacio Red Natura 2000 con las masas de agua pertenecientes a ese espacio, una vez se hayan identificado las especies y/o hábitats que dependen del agua.

    Además, deberá identificarse cualquier pequeño elemento de agua superficial (que no se reconozca como masa de agua) que este vinculado (directa o indirectamente) con una masa de agua y ser reconocido, en su caso, como parte de la Zona Protegida.

  4. ¿Analiza la realidad de cada espacio perteneciente a la Red Natura 2000 y recogido en el Registro de Zonas Protegidas (Estado de Conservación, Objetivos, Medidas y Seguimiento)?

    Estado de conservación:

    El plan de cuenca en su capítulo sobre el “Estado de las masas de agua”, “Objetivos medioambientales” y/o sus anexo correspondientes, debe identificar las amenazas y el estado de conservación para cada Zona Protegida (en el caso que nos ocupa de la Red Natura 2000) en base a las especies y/o hábitats que dependen del agua, para establecer objetivos y medidas que correspondan con dicha situación.

    Objetivos:

    El plan de cuenca debe reflejar claramente en su capítulo y/o anexo sobre “Objetivos medioambientales” (concretamente en sus sub-apartados de “objetivos de carácter general” y en el de “requerimientos adicionales de las zonas protegidas”), que son objetivos del plan los objetivos de los espacios Red Natura 2000, y así una vez publicados los planes de gestión de estos espacios, los objetivos identificados en estos (en los que pueda influir el mantenimiento o la mejora del estado de las aguas) pasarán a ser objetivos directos del plan de cuenca.

    Medidas:

    El plan de cuenca debe incluir explícitamente en su capítulo y/o anexo sobre “Programa de medidas”, como ‘medidas básicas’ y como requisitos mínimos, las medidas exigidas en las Directivas de hábitats y aves para los espacios de la Red Natura que se hayan identificadoAdemás para toda la Red Natura 2000 que depende del agua debe presentarse un seguimiento. Para el seguimiento, todas las autoridades competentes deben aprovechar al máximo las sinergias actuales entre los diferentes programas de seguimiento: DMA, planes de espacios y/o especies, de humedales, nuevos trabajos publicados (VVAA, 2009) etc.

  5. ¿Se justifican adecuadamente las excepciones establecidas para los objetivos ambientales de masas de agua vinculada a la Red Natura 2000?

    El plan de cuenca debe incluir en su capítulo y/o anexo de “Objetivos ambientales” y concretamente en los subapartados de ‘plazos’ y ‘justificación de exenciones’ una justificación adecuada sobre los motivos por los que se excepcionen los objetivos medioambientales de la Directiva Marco del Agua, especialmente en los casos en los que afecte a los objetivos de las Zonas Protegidas con las que esté vinculada la masa de agua (ZEPA y LIC en este caso), asegurándose que cumplen los requisitos establecidos por las normativas por las cuales se declararon.