¿En qué consisten los caudales mínimos que España debe entregar a Portugal?

El régimen de caudales es el conjunto de reglas mediante las cuales se establecen los caudales mínimos que España debe entregar a Portugal para cumplir el Convenio de Albufeira (CA). Así, los cuatro artículos, referentes al Miño, Duero, Tajo y Guadiana, respectivamente, tienen una estructura muy semejante: primero, se identifica la sección o secciones del río donde está situada la estación que medirá y controlará los caudales que entran en Portugal; después, se cuantifica el caudal integral anual mínimo, y, por último, se establece los «períodos de excepción». En 2008, el régimen de caudales fue revisto a fin de establecer no sólo caudales mínimos anuales, sino también trimestrales y semanales.

Frases destacadas Leer artículo completo

El régimen de caudales es el conjunto de reglas mediante las cuales se establecen los caudales mínimos que España debe entregar a Portugal para cumplir el Convenio de Albufeira (CA)[1]. Así, los cuatro artículos, referentes al Miño, Duero, Tajo y Guadiana[2], respectivamente, tienen una estructura muy semejante: primero, se identifica la sección o secciones del río donde está situada la estación que medirá y controlará los caudales que entran en Portugal; después, se cuantifica el caudal integral anual mínimo, y, por último, se establece los «períodos de excepción[3]» durante los cuales, debido a la escasez de recursos, el régimen general establecido podrá no ser aplicado ―siempre que una de las Partes invoque la excepción al mismo―. Durante los primeros ocho años de vigencia del Convenio de Albufeira, sólo se produjo un incumplimiento en el régimen de caudales (en el año hidrológico 2005-2006 en el Guadiana), y sólo se entró en una situación de excepción en una ocasión (en el Duero en el año hidrológico 2004-2005)[4]

La revisión del Régimen de caudales en 2008

Esta revisión se debió a la demanda de Portugal de adoptar un régimen de caudales más exigente puesto que el anterior presentaba una serie de limitaciones. Los caudales mínimos obligatorios en cada una de las Cuencas Hispano-Lusas eran anuales ―excepto en el caso del Guadiana―, lo que permitía que España cumpliese los mínimos exigidos en los meses de mayor pluviosidad en vez de en los periodos secos cuando el agua era más necesaria. Esta situación no satisfacía los intereses de Portugal. Con el nuevo régimen, los caudales pasan a ser trimestrales, e incluso semanales, pero el mínimo anual global negociado en 1998 permanece inmutable. Es decir, se trata de garantizar, además de un mínimo anual total, un mínimo trimestral y, en algunos casos, semanal, para cada cuenca.

En el siguiente cuadro podemos ver un ejemplo (el del rio Tajo) sobre el modo en como son establecidos los caudales en el régimen vigente (Núm. 3 del Segundo Anexo al Protocolo Adicional del Convenio de Albufeira revisado, en vigor desde el 5 de agosto de 2009).

 

Cuenca

Hidrográfica

Tajo

 

Caudal

mínimo

Início

del periodo

de

excepción

 

Sección

de

control

Factor

que determina el periodo de excepción

Anual

integral

(hm3/año)

 

 

2.700

Abril

Salto

de

 Cedillo

 

 

60%; o

70% (si en el año anterior a la media mensual fue inferior a 80%)

Trimestral

integral

(hm3/trimestre)

1 de octubre a 31 de diciembre      290

Día 1 del 3.er mes del trimestre

1 de enero a 31 de marzo              350

1 de abril a 30 de junio                   220

1 de julio a 30 de septiembre    130

SEMANAL

7 hm3

Anual

integral

(hm3/año)

4.000

 

Abril

Estación del puente de Muge

 

Trimestral

integral

(hm3/trimestre)

 

1 de octubre a 31 de diciembre         150

Día 1 del 3.er mes del trimestre

1 de enero a 31 de marzo           180

1 de abril a 30 de junio               110

1 de julio a 30 de septiembre          60

SEMANAL

3 hm3

 

Sin embargo, en el nuevo régimen de caudales se menciona expresamente[5] que los mínimos ahora vigentes podrán no ser enteramente compatibles con las exigencias de la DMA en materia del estado de las aguas debido a que no fueron contemplados los regímenes definidos en los Planes de Demarcación Hidrográfica exigidos por la Directiva, los cuales deberían haber sido aprobados en diciembre de 2009 ―aunque no todos han sido aún publicados ni en España ni en Portugal (a 05.02.2013, fecha en que concluimos este artículo).

Hay que recordar que el Régimen de Caudales de 1998 ―que se preveía provisional― estuvo vigente durante casi una década, pues el nuevo régimen entró en vigor el 5 de agosto de 2009. Es decir, aunque el actual Protocolo Adicional pueda sufrir en el futuro nuevas alteraciones, lo importante es contar con un instrumento lo más riguroso y objetivo posible para distribuir los caudales y, sobre todo, para controlar el cumplimiento (o no) de las Estados Parte del Convenio de Albufeira. En este sentido, el nuevo régimen constituye un paso en el buen sentido ya que es un instrumento más riguroso que el anterior y más respetuoso desde el punto de vista  ambiental estableciendo caudales mínimos para las diferentes estaciones del año ―y no sólo interanuales―. Otra cuestión diferente son las causas[6] por las que las Partes del Convenio, especialmente España, han incumplido en ciertas ocasiones el régimen de caudales (tanto el antiguo, como el actualmente vigente) y las razones por las que se han justificado los referidos incumplimientos sin invocar periodo de excepción. Tales episodios de incumplimiento injustificado no deben repetirse, pues ponen en evidencia la credibilidad de la cooperación luso-española en materia de aguas internacionales y sobre todo de las instituciones encargadas de velar por el cumplimiento del Convenio de Albufeira.


[1] El régimen de caudales está establecido en el artículo 16.º del CA («Caudales») y en el Protocolo Adicional («Régimen de caudales»).

[2]Cfr. artículos 2.º, 3.º, 4.º y 5.º del PA.

[3]Cfr. artículo 19.º del CA.

[4] Informe hidrometeorológico y régimen de caudales. CADC 2005-2006.

[5]Cfr. Par. final del artículo 8.º del Anexo al PA previsto en 2008, donde consta: «En las futuras revisiones del régimen de caudales, las Partes tendrán en cuenta los regímenes definidos en los Planes Hidrológicos de las Demarcaciones Hidrográficas establecidos para garantizar el buen estado o buen potencial ecológico y el buen estado químico de las masas de agua en función de las correspondientes categorías de agua y el efecto del cambio climático que se realicen en el ámbito de la planificación hidrológica».

[6] Los casos de incumplimiento del régimen de caudales y causas de los mimos son analizadas en A. SERENO (2011).

 

Hay que recordar que el Régimen de Caudales de 1998 ―que se preveía provisional― estuvo vigente durante casi una década, pues el nuevo régimen entró en vigor el 5 de agosto de 2009.

El nuevo régimen de caudales constituye un paso en el buen sentido ya que es un instrumento más riguroso que el anterior y más respetuoso desde el punto de vista ambiental ya que establece caudales mínimos para las diferentes estaciones del año ―y no sólo interanuales.

Los episodios de incumplimiento injustificado del régimen de caudales no deben repetirse, pues ponen en evidencia la credibilidad de la cooperación luso-española en materia de aguas internacionales y sobre todo de las instituciones encargadas de velar por el cumplimiento del Convenio de Albufeira.

TagsAutor/a

¿Es el régimen de caudales el instrumento adecuado para garantizar el uso sostenible de las cuencas hidrográficas hispanolusas?

El régimen de caudales fue revisto en 2008, pero: ¿Piensas que debería haber más alteraciones al mismo para mejorar la aplicación del Convenio de Albufeira?

¿Conoces algún instrumento mejor que el régimen de caudales del Convenio de Albufeira? ¿En qué Acuerdo Internacional está previsto?

Documentación adicional