La gestión de las confederaciones hidrográficas

El ejercicio de sus competencias en política hidráulica por las Confederaciones Hidrográficas, a partir de la transición, no ha producido una clara modernización de la gestión del agua, ni la efectiva implicación de las Comunidades Autónomas, ni la participación democrática en la toma de decisiones: han continuado siendo promotores de políticas de oferta, muy influenciadas por los intereses corporativos de los usuarios, desatendiendo la gestión del Dominio Público Hidráulico y permitiendo la esquilmación de los recursos y el deterioro de nuestros ríos.

Aunque desde la promulgación de la Directiva Marco del Agua ha aumentado la sensibilidad de las Confederaciones hacia la transición del modelo del agua exclusivamente como recurso económico al de la recuperación del buen estado de las masas de agua compatible con su uso sostenible , el legado histórico de los 75 años de su vida administrativa está escorado hacia la ejecución de infraestructuras y la prestación de servicios a los usuarios, con clara desatención de muchos de sus cometidos previstos en la Ley de Aguas y prioritarios para la Directiva Marco del Agua.

El ejercicio de sus competencias en política hidráulica por las Confederaciones Hidrográficas, a partir de la transición,  no ha producido una clara modernización de la gestión del agua, ni la efectiva implicación de las Comunidades Autónomas, ni la participación democrática en la toma de decisiones: han continuado siendo promotores de políticas de oferta, muy influenciadas por los intereses corporativos de los usuarios, desatendiendo la gestión del Dominio Público Hidráulico y permitiendo la esquilmación de los recursos y el deterioro de nuestros ríos.

Aunque desde la promulgación de la Directiva Marco del Agua ha aumentado la sensibilidad de las Confederaciones hacia la transición del modelo del agua exclusivamente como recurso económico al de la recuperación del buen estado de las masas de agua compatible con su uso sostenible , el legado histórico de los 75 años de su vida administrativa está escorado hacia la ejecución de infraestructuras y la prestación de servicios a los usuarios, con clara desatención de muchos de sus cometidos previstos en la Ley de Aguas y prioritarios para la Directiva Marco del Agua.

Tabla artículo JC

El carácter de Organismos Autónomos atribuido a las Confederaciones Hidrográficas, aunque mediatizado por su dependencia jerárquica dela AdministraciónCentral, las ha hecho muy permeables a los intereses oligárquicos de los principales usuarios, bajo el principio de que son instituciones “técnicas” y “apolíticas”. Los intereses generales que defienden (o deberían defender) las CC. AA. en su territorio muchas veces son ninguneados sin motivo razonable: el conflicto está servido.

El carácter de Organismos Autónomos atribuido a las Confederaciones Hidrográficas, aunque mediatizado por su dependencia jerárquica de la Administración Central, las ha hecho muy permeables a los intereses oligárquicos de los principales usuarios, bajo el principio de que son instituciones "técnicas" y "apolíticas". Los intereses generales que defienden (o deberían defender) las CC. AA. en su territorio muchas veces son ninguneados sin motivo razonable: el conflicto está servido.